¿Quedarán obsoletas las Oficinas tras la pandemia?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp

Durante todo este tiempo que ha transcurrido, el nuevo escenario ocasionado por la pandemia puede llegar a replantear la palabra oficina. Las marcas creadas por esta situación, seguramente dejarán algunas heridas en las diferentes áreas y el sector de las oficinas no será la excepción.

Con un escenario aun incierto y desde la apertura de la cuarentena, han sido pocas las empresas que han decidido volver a ocupar sus oficinas. Muchas han optado por retomar la actividad presencial mediante equipos reducidos o alternando días de trabajo, y así conservar el aislamiento social obligatorio.

Otras empresas han optado por seguir con el trabajo a distancia. Incluso han sugerido, que este formato de trabajo, es el futuro y que el modelo de oficina tal y como lo conocemos hoy en día, está obsoleto, innecesario y desactualizado.

Y por último, empresas como Facebook, Twitter y Groupe PSA, han optado por cambiar a un nuevo entorno de trabajo “híbrido”, que mezcla el teletrabajo y el presencial en la oficina.

Muchos trabajadores han aplaudido estas nuevas opciones de trabajo, así evitan desplazamientos y aumentan su productividad, al no tener que hacer uso del coche, tren u otro transporte público.

Gracias a la tecnología actual, muchas empresas han podido trasladar sin problemas a sus trabajadores y adaptarlos al trabajo remoto. Aunque nuestra experiencia nos ha mostrado que las empresas aún no pueden depender totalmente del trabajo a distancia. Todavía existen inconvenientes, lo que significa que la vida de la oficina aún está viva y que perdurará.

Con las opciones de que disponemos, apostamos más hacia un modelo “híbrido” de trabajo, flexibilizando el trabajo dentro y fuera de la oficina.

Tras una primera encuesta en mayo llamada El Futuro del Trabajo, Xerox descubrió algunos indicios que mostraban que las empresas empezaban a volver a sus oficinas.

Muchos responsables de toma de decisiones TI en organizaciones públicas y privadas, nos indicaron que ya estaban planificando la vuelta a la oficina. Aunque muchos confían en el teletrabajo, el 82% de los encuestados esperaban volver a sus oficinas en un plazo de 12 o 18 meses.

Y no sólo los líderes de negocios son los que quieren volver a la oficina. Cada vez más, los trabajadores están perdiendo la conexión con sus compañeros y la capacidad de desconectar del trabajo cuando están en casa fuera de horario laboral

En algunos de los casos, ha sido bastante difícil compaginar el teletrabajo con la educación en línea de sus hijos. Un estudio de Microsoft, mostró que el estrés y el exceso de trabajo denotan una “fatiga de concentración” en muchas personas al intentar entender correctamente lo que hacían pegadas a sus pantallas.

Un 95% de los encuestados coinciden en que es necesaria la comunicación cara a cara y en persona. Muchos trabajadores pueden solucionar conflictos, entender algunos matices de las personas con las que trabajan y resolver problemas que suceden alrededor de los puestos de trabajo con los encuentros informales, en las salas de descanso. La conexión personal también se puede utilizar para evaluar y entrevistar a empleados potenciales.

Muchas empresas aguantarán este estado excepcional si no dan de lado la conexión personal y se mantienen y adaptan a la velocidad de cambio actual. La pandemia de COVID-19 nos ha mostrado áreas en las que las empresas deben invertir para aumentar la colaboración, automatizar los flujos de trabajo y liberar a los seres humanos para trabajar en desafíos de mayor calidad.

Xerox ha optado por el enfoque híbrido, dividiendo el trabajo en la oficina y en casa. Se han abierto el 80% de las instalaciones y cerca de la mitad de los empleados han vuelto a trabajar presencialmente en sus oficinas o puestos de trabajo.

También desde Xerox, para fomentar este formato híbrido, tenemos muchas soluciones que se pueden adaptar a su empresa. No dude en consultar nuestras opciones de transformación digital y le guiaremos sin problemas a adaptarse a esta nueva situación con las mejores garantías de futuro.

Por ejemplo, disponemos de todo un sistema de trabajo en la nube cuya mejor ventaja es la fluidez y seguridad para poder trabajar desde cualquier lugar, conectando equipos, mejorando la velocidad y la capacidad de trabajar unidos. La digitalización, la automatización de procesos y trabajar desde la nube, hacen más libres, creativos y estratégicos a los trabajadores.